El Blog de Ana Iglesias

Descubre lo apasionante que es saber cuidar tu cabello conociéndolo

​TIPOS DE COLORACIÓN Y CÓMO CUIDAR NUESTRO CABELLO

TIPOS DE COLORACIÓN Y CÓMO CUIDAR NUESTRO CABELLO

Aunque el mundo de la coloración es muy amplio, vamos a intentar resumirlo de forma sencilla para que, entendiendo los distintos tipos, podamos cuidar en consecuencia nuestro cabello. Vamos a ver 4 tipos de coloración: Decoloración, Coloración Permanente, Coloración Demi Permanente y Mascarillas de color.

DECOLORACIÓN

La Decoloración es un proceso químico que altera la estructura interna del cabello para obtener una coloración diferente a la natural, en concreto, va eliminando pigmentos hasta llegar casi al blanco. Nuestro cabello es agredido en este proceso y se verá más fino y debilitado (incluso puede llegar a romperse si no se hace de manera adecuada por profesionales del color). Si queremos decolorar nuestro cabello, lo ideal es hacerlo en un salón especializado que use un Sistema Bonding tipo OLAPLEX.

RUTINA:

Para que nuestro cabello sufra lo menos posible en el proceso, debe llegar en las mejores condiciones posibles a la decoloración. Por ello, en la rutina previa, debemos comprobar su estado mediante el “test de elasticidad”. Cogeremos 8 cabellos aproximadamente, los mojaremos bien y, tensándolos, observaremos:

- Si apenas estira o se parte: Elasticidad baja. Necesitaremos una mascarilla hidratante.

- Si estira en torno a un 30% y vuelve a su sitio, genial! Tenemos equilibrado nuestro cabello.

- Si estira sin oponer resistencia y no vuelve a su sitio: Elasticidad alta. Necesitaremos proteínas.

Si la falta de fuerza es leve, bastará con una mascarilla de proteínas o aminoácidos. Si por el contrario estira demasiado (como un chicle), podemos usar un tratamiento de proteínas para reforzar la estructura.


En las siguientes rutinas a la decoloración, debemos usar mascarillas ricas en proteínas o productos con aminoácidos como Olaplex Nº3, además de mucha hidratación (por ejemplo, acondicionadores aplicados con la técnica STC). También nos ayudará el usar leave-in en las definiciones. En resumen, todo aquello que refuerce y proteja la fibra capilar. No olvidemos que el límite de los tratamientos lo determinaremos con la prueba de elasticidad (Tan malo puede ser no usarlos como abusar de ellos).

Si seguimos el “método curly” y vamos a usar un champú clarificante o con sulfatos tras nuestra visita a la peluquería para eliminar las ceras o siliconas que pudieran llevar los productos que allí hayan utilizado, es recomendable hacer un prepoo o copoo (aplicar acondicionador en los largos antes de lavar) para ayudar a proteger el cabello.


COLORACIÓN PERMANENTE

Los pigmentos responsables del color natural de nuestro cabello se encuentran en su interior. La coloración permanente abre la cutícula con una parte alcalina (amoniaco), aclara nuestro pigmento con otra parte oxidativa y deposita el nuevo pigmento. Aunque el proceso es similar al de la decoloración (la cutícula se ve alterada), la coloración permanente es menos agresiva.

Debemos saber que la parte alcalina de la que hemos hablado no siempre es amoniaco. Existe la COLORACIÓN PERMANENTE SIN AMONIACO que es menos alérgena y menos agresiva con nuestro cabello. Usa otro tipo de componentes como aceites naturales, nanotecnología o etanolamina para abrir la cutícula. Entonces… ¿es mejor usar un tinte sin amoniaco en vez de un tinte que lo lleve? Dependerá del resultado que queramos conseguir. Te mostramos las ventajas y desventajas de cada uno para que puedas elegir:

Los tintes con amoniaco hacen que el color penetre más en el cabello, por lo que el color durará más y las canas quedarán totalmente cubiertas. Son para ti si quieres hacer un cambio extremo de color o no te gusta el efecto 3D o matizado en las canas. Debes saber que el proceso es más agresivo y el crecimiento de la raíz se notará más que con los tintes sin amoniaco.

Los tintes sin amoniaco son más suaves con el cabello y el resultado final es más natural. Son para ti si sólo quieres cambiar levemente el color de tu cabello, ya que no penetra de manera tan profunda en la fibra. No cubre al 100% las canas con un color homogéneo, pero, como ventaja, tendrás una raíz menos marcada cuando tu cabello crezca.

RUTINA:

Aunque, al igual que con la decoloración, debemos tener nuestro cabello en las mejores condiciones para aplicar el tinte (Ve al paso 1 de rutina previa a la decoloración), los cuidados posteriores no serán tan exigentes. Bastará con incluir en nuestra rutina una mascarilla que mantenga un buen equilibrio entre emolientes y proteínas. También es fundamental un buen acondicionador y la técnica STC para ayudar a nuestra cutícula. Por último, según nuestra porosidad, puede irnos bien definir con leave-in.

Si seguimos el “método curly”, no olvidemos usar un champú clarificante en el siguiente lavado si nuestro tinte contiene ceras o siliconas.

ATENCIÓN!! Debemos tener cuidado con el abuso de mascarillas o tratamientos. Tengamos en cuenta que, en la mayoría de ocasiones, una vez teñimos nuestro cabello al completo, las siguientes coloraciones sólo se aplican en la raíz, por lo que nuestra hebra no sufrirá tanto. De nuevo, el test de elasticidad será el que nos ayude a determinar qué necesita nuestro cabello y la frecuencia de los tratamientos.

COLORACIÓN DEMI PERMANENTE

La coloración Demi Permanente o temporal es aquella que deposita el pigmento en el exterior del cabello y desaparece con los lavados. No tiene el poder de abrir la cutícula ni aclarar pigmentos, por lo que es mucho más respetuosa con el cabello. Es ideal para matizar tonos, aportarles densidad, suavizar u oscurecer, pero no aclarar. Las canas quedan cubiertas de una forma más natural, similar a un maquillaje.

Si has elegido este tipo de coloración, aquí tienes algunos tips para que tu color permanezca por más tiempo:

- Al acabar la aplicación del tinte no lavar inmediatamente. Enjuagar bien para quitar todos los restos de tinte y dejarlo asentarse durante 72h.

- Usar un champú sin sulfatos ni parabenos, ya que no contienen químicos corrosivos del color.

- Evitar el agua caliente durante el lavado y las altas temperaturas en el secador.



CÓMO ELEGIR TU CHAMPÚ

¿QUIERES APRENDER A CUIDAR TU CABELLO? COMIENZA POR EL PRINCIO.

CÓMO ELEGIR TU CHAMPÚ



Cuando comenzamos el método curly ponemos nuestra esperanza en los productos de definición y buscamos ese gel milagro que nos deje un rizo suave, esponjoso y con cuerpo. Si no conseguimos una melena de infarto en poco tiempo, seguimos buscando información de cómo cuidar nuestro cabello y llegamos a lo que creemos que es la solución definitiva: Invertir en una buena mascarilla. Pero... ¿es esa la solución? Pues sí y no. El secreto de un cabello bonito y cuidado es una rutina equilibrada, con productos adecuados a nuestras características capilares y, para ello, debemos empezar por los cimientos, es decir, empezar por conocer nuestro cuero cabelludo y qué champú es el adecuado para él según su oleosidad.


CÓMO ELEGIR TU CHAMPÚ IDEAL

En ocasiones, elegir nuestro champú ideal es más complicado de lo que parece porque no sabemos qué tipo de cuero cabelludo tenemos. Debemos saber cuál es nuestra OLEOSIDAD, es decir, cómo de activas están las glándulas sebáceas de nuestros folículos pilosos. Aquí va una pauta que te ayudará:


*CUERO CABELLUDO SECO: Lavas cada 6-7 días o más.
*CUERO CABELLUDO MEDIO: Lavas cada 4-5 días.
*CUERO CABELLUDO GRASO: Lavas cada 2-3 días.


¡RECUERDA! La clave está en cuándo lavas porque comienzas a notar que el cuero cabelludo se ensucia y aparece la grasita, no porque no te gusta cómo llevas el pelo porque tus ondas o rizos han empezado a deshacerse.

Una vez que sepamos cómo es nuestro cuero cabelludo, buscaremos un CHAMPÚ SIN SULFATOS formulado especialmente para él. Será el que utilicemos de manera frecuente (LOW POO). Olvídate ahora de la hebra, ya nos centraremos en sus características con los productos de tratamiento y/o acondicionado. (El champú es para lavar el cuero cabelludo).

¡IMPORTANTE! Es fundamental mantener el cuero cabelludo limpio y sano, por lo tanto, lava con un producto adecuado tantas veces como realmente necesites.



​FRIZZ ¿QUIERES APRENDER A CONTROLARLO?


FRIZZ ¿QUIERES APRENDER A CONTROLARLO?

Si tienes el cabello rizado, el frizz es algo que no te deja indiferente… O huyes de él para que no te estropee la definición o lo amas para conseguir un volumen de infarto. Si no eres del “team leona” y eres de las que tiene al frizz como enemigo, vamos a contarte un secreto.


Instale nuestro sitio web en su ordenador:
X
1
×
Hola, Soy Andrea.
En qué te puedo ayudar?